Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conjuntivitis alergica

Con la llegada de la primavera afecta a un 20 por ciento de la población



Los principales signos de la conjuntivitis alérgica son irritación en los ojos, picor y lagrimeo, acompañado de una legaña blanquecina. El tipo más frecuente es la denominada conjuntivitis alérgica estacional, que aparece de manera predominante en ciertas épocas del año, como primavera y otoño. La conjuntivitis alérgica puede ser causada por varios factores externos como el polen de las plantas, los ácaros del polvo, los epitelios de los animales, cosméticos así como aquellos metales empleados en algunos artículos de bisutería que pueden producir reacciones cutáneas. 


Aunque la conjuntivitis alérgica no suele ser una patología grave, ya que generalmente sólo cursa con molestias oculares, los síntomas pueden ser agravados por la sequedad ambiental y la contaminación de las ciudades. Sin embargo, existen ciertos tipos de conjuntivitis alérgica, como la conjuntivitis atópica o la conjuntivitis vernal, que pueden incapacitar a los pacientes que las sufren.

Aproximadamente un 20% de la población puede presentar en algún momento de su vida una conjuntivitis alérgica de este tipo. Además, tiene varias versiones, pero todas deben ser tratadas a tiempo, ya que de lo contrario pueden provocar un daño irreversible al globo ocular, explica el doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en oftalmología de Oftálica.

El especialista explica que, “la alergia ocular puede ser causada por diversos factores. El más importante es el medio ambiente con alérgenos como pólenes, ácaros y esporas de hongos. La predisposición genética tiene un papel muy importante en esta enfermedad. Otras causas que pueden causar alergia ocular son los cosméticos, algunos medicamentos o lentes de contacto”.

Las personas que viven cerca de terrenos y construcciones deben extremar precauciones, pues son más propensos a padecer algún tipo de conjuntivitis.

Según explica el doctor Chipont, extremar las medidas de higiene como lavar las manos con frecuencia, no tocar los ojos con las manos sucias, no compartir toallas o pañuelos y cambiar constantemente las fundas de las almohadas, son algunas de las acciones que ayudan al cuidado de los ojos.

También es importante evitar la automedicación para no tener complicaciones cuando se sigue un tratamiento de conjuntivitis.

 

Tipos de conjuntivitis.

Pueden establecerse cuatro grupos: conjuntivitis alérgicas estacionales o perennes, queratoconjuntivitis atópica, queratoconjuntivitis vernal y conjuntivitis papilar gigante.

El síntoma más importante de esta enfermedad es el picor ocular y periocular. Otros síntomas  son el  lagrimeo, hinchazón de los párpados, enrojecimiento ocular,  secreciones mucosas y fotofobia. Generalmente, la alergia ocular afecta a ambos ojos, aunque  no por igual de forma necesaria.

El diagnóstico de la alergia ocular se  realiza en la revisión  y el exámen oftalmológico. La realización de una analítica ayuda al diagnóstico.

El tratamiento de la conjuntivitis alérgica depende de la gravedad en la que se presenta. Se inicia con un antihistamínico tópico si es un caso leve o en el caso de que se conozca que va a llegar el periodo de la alergia. En la fase avanzada, se utilizan corticoides tópicos.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita