Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo enfrentarse al estrabismo infantil

La patología ocular es la más frecuente y afecta al 4% de la población infantil



¿Qué es el estrabismo infantil?

El estrabismo infantil es una patología visual que se  produce en los niños cuando uno de los dos ojos se desvía hacia dentro o hacia fuera. siendo una pérdida de paralelismo de los ojos. Como consecuencia, cada ojo mira en una dirección diferente. 

El estrabismo infantil afecta al 4 por ciento de los niños, y es la enfermedad visual más frecuente en un niño. Este defecto ocular supone un problema grave para el sistema visual del niño y debe ser evaluado inmediatamente por un especialista en oftalmología pediátrica. La patología se puede curar con lentes especiales, parches y hasta con cirugía. 

No obstante, existen diferentes clases de estrabismo. Cada uno de ellos presenta unas características clínicas diferentes en función de la edad del niño, su pronóstico y su tratamiento. 

Por ejemplo, el estrabismo congénito se produce antes de los 6 meses de vida y en cambio otros padecen los síntomas en el ojo más tarde, incluso en la edad adulta, agravando los problemas de visión. estrabismo infantil alicante

El doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en Oftalmología Pediátrica en la Clínica de Alicante Oftálica destaca que, “el mecanismo de coordinación muscular permite también que los ojos se mantengan fijos sobre un objeto inmóvil, lo sigan cuando se desplaza y mantengan la fijación sobre el objeto cuando el observador se desplaza. Cuando se produce un fallo de alguno de estos circuitos y conexiones se produce el estrabismo, dando lugar a alteración sensorial y motora con una mayor repercusión en etapa de maduración visual”.

La alteración sensorial consiste en que el cerebro anula la visión del ojo desviado para evitar ver doble. Si esta circunstancia persiste en el tiempo conduce a pérdida de visión del ojo desviado, causando ambliopía u ojo vago, que es la pérdida de la capacidad para ver claramente a través de un ojo, por lo que será necesario llevar a cabo algún tipo de tratamiento para corregir la desviación del ojo y el problema de visión. 


En Oftálica Alicante somos especialistas en el estrabismo infantil 


La miopía en los niños

La miopía radica en  ver bien de cerca y mal de lejos. Los niños que sufren miopía se caracterizan por no ver correctamente los objetos o personas que se encuentran lejos. Para ver mejor, estos niños suelen apretar los ojos para enfocar los objetos más distantes. Los niños, que aún no usan gafas, pueden parecer más tímidos o despistados, y prefieren actividades en las que no tengan que fijar la vista ni forzar el ojo. Al realizar otras, como la lectura, la pintura o las manualidades, pueden aparecer problemas como es el caso de dislexia. Algunos niños, por no conseguir ver bien, pueden cambiar letras como la p con la q. En esos casos, lo mejor es consultar a un oftalmólogo pediátrico para que diagnostique el problema de visión. 

Hipermetropía y astigmatismo  en niños y bebés

La hipermetropía es justo lo contrario de la miopía. El niño ve bien de lejos pero mal de cerca. Los afectados de hipermetropía tienen una percepción borrosa de los objetos cercanos y ven mejor de lejos. “Es habitual que los niños, al forzar la vista, presenten dolor de ojos o de cabeza, lagrimeo y parpadeo frecuente”, explica el doctor Chipont.

El astigmatismo se produce  cuando una parte de la imagen queda enfocada por delante del resto, tanto en los objetos cercanos como en los lejanos. El astigmatismo distorsiona la forma de los objetos y quien lo padece percibe una visión deformada de las cosas, tanto de lejos como de cerca. Suele estar asociado a la miopía o a la hipermetropía, presentando síntomas de ambas patologías.


Tratamiento para el estrabismo en niños: Cirugía o “Botox”

Un tratamiento para curar el estrabismo infantil es la toxina Botulínica (bótox), que puede llegar a ser una alternativa a la cirugía en determinados casos clínicos y los ejercicios de ortóptica de estímulo de visión binocular pueden ser útiles como complemento a la cirugía en determinados  casos.

El pediatra es el responsable de diagnosticar al  recién nacido y de su inmediata evolución. Los educadores y pedagogos, pueden ser de gran ayuda para detectar problemas en estas edades tan tempranas. El oftalmólogo  pediátrico debe realizar una revisión a partir de los tres años, aunque no haya ningún síntoma, y otra a  partir de los cinco, antes de que el sistema visual madure.  

 

 

 

 



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita