Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Glaucoma


Glaucoma

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad degenerativa causada por el aumento de la presión dentro del ojo (tensión ocular). El ojo contiene en su interior un fluido que se renueva constantemente, pero si falla el sistema de drenaje, la presión intraocular aumenta y puede dañar el nervio óptico. Por lo general, este aumento de presión en el nervio óptico no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina.

Tipos de glaucoma que existen

Existen distintos tipos de glaucoma los siguientes:
  • Glaucoma de baja tensión o de tensión normal. Existe un daño en el nervio óptico y en la visión lateral en personas que tienen una presión normal del ojo.
  • Glaucoma de ángulo abierto. Es una enfermedad del ojo cuyo principal signo es la elevación de la presión intraocular de forma crónica. Es el glaucoma más frecuente.
  • Glaucoma de ángulo cerrado. El líquido en la parte delantera del ojo no puede llegar al ángulo para salir del ojo, ya que parte del iris bloquea el ángulo. Las personas con este tipo de glaucoma tienen un aumento repentino en la presión del ojo.
  • Glaucoma congénito. Los niños nacen con un defecto en el ángulo del ojo que demora el drenaje normal del líquido del ojo. Estos niños generalmente tienen síntomas que se pueden notar fácilmente como los ojos opacos, sensibilidad a la luz y lagrimeo excesivo.
  • Glaucomas secundarios. Se pueden desarrollar como resultado de complicaciones de otros problemas médicos, aumentando la presión del ojo y dañando el nervio óptico como síntomas más comunes. 

Tratamientos para el glaucoma

Sin el tratamiento apropiado, además de los síntomas más frecuentes ocasionados por este problema de visión, el glaucoma puede llevar a la ceguera de las personas. Es imprescindible la realización de exámenes y pruebas oftalmológicas de forma periódica para su detección temprana y así, mediante el tratamiento más adecuado, preservar la vista. Por suerte, existen distintos tratamientos para frenar el glaucoma o “tensión del ojo”, evitando que aumente el riesgo y surjan mayores problemas de visión.

  • Trabeculoplastia con láser. Esta cirugía láser ayuda a que el ojo drene el fluido intraocular. A pesar de la operación, en muchos casos, el paciente tendrá que seguir usando medicamentos para el glaucoma aún después de realizarse la operación.
  • Cirugía convencional. En esta cirugía, es una intervención en la que el oftalmólogo realiza una nueva apertura para que el líquido pueda salir del ojo. La cirugía convencional, generalmente, se realiza como último recurso cuando ni los medicamentos ni la cirugía láser han podido controlar la presión del ojo. Durante varias semanas después de la cirugía, usted deberá ponerse unas gotas en los ojos para evitar la infección y la inflamación.
  • EPNP. Esclerectomía profunda no perforante. Consiste en establecer un nuevo sistema de filtración sin perforar el ojo. Lo que evita el riesgo de las complicaciones más frecuentes. Es la técnica de elección de Oftálica y realizada por pocos especialistas en glaucoma.

En Oftálica corregimos con éxito el glaucoma en Alicante

Si quiere evitar el riesgo de un posible aumento de la presión en el ojo y que dañe el nervio óptico generado por el glaucoma, le invitamos a que nos visite para poder estudiar su caso, con el objeto de que no se produzcan síntomas que afecten totalmente a la visión.





Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita