Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué hacer si nuestra retina se arruga?



Un pliegue macular es una arruga, pliegue o protuberancia en la mácula, la parte del ojo responsable por la visión detallada en el campo visual central.

La mácula es el área pequeña en el centro de la retina del ojo que permite ver detalles finos con claridad. La retina es una capa de células sensibles a la luz que recubre la parte posterior del ojo a modo de gelatina. A medida que los rayos de luz entran en el ojo, la retina los convierte en señales que se envían al cerebro a través del nervio óptico, donde son reconocidos como imágenes. Un daño en la mácula causa visión central borrosa, lo que hace difícil realizar tareas tales como la lectura o enhebrar una aguja.

El doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en Oftalmología de Oftálica, explica que, “a medida que envejecemos, el humor vítreo en el centro del ojo se encoge y se aleja de la mácula. Durante el proceso de separación del vítreo, un tejido de cicatriz puede desarrollarse en la mácula. Ocasionalmente, este tejido puede pandearse y contraerse, haciendo que la retina se arrugue o abulte”.

Normalmente, la mácula es plana y está tendida contra la parte posterior del ojo. Cuando hay una formación de arrugas, pliegues o protuberancias sobre la mácula, la visión se torna borrosa y distorsionada, y puede incluso haber un punto ciego en la visión central.

¿Qué hacer si se desprende la retina?

Por lo general, el vítreo se separa de la retina sin causar problemas. Pero a veces el vítreo tira con demasiada fuerza y rompe la retina en uno o más lugares. El líquido puede pasar a través de un desgarro de la retina, levantándola de la parte posterior del ojo, en forma similar a la peladura de una pared empapelada. Un desprendimiento de la retina ocurre cuando ésta se separa de la parte posterior de ojo.

La retina no funciona cuando se desprende y la visión se vuelve borrosa. Un desprendimiento de la retina es un problema muy serio que casi siempre causa ceguera si no es tratado con una cirugía.

 

Con la cirugía del despredimiento de retina recolocamos la retina en su sitio sellando la rotura con láser y manteniéndola en su lugar. Se puede realizar mediante cirugía escleral, que consiste en colocar una banda de silicona a modo de cinturón alrededor de la retina, para relajar la tracción sobre ella y soldar después el desgarro, si bien la técnica más extendida es la vitrectomía. Este procedimiento consiste en acceder a la retina a través de tres o cuatro microincisiones, extraer la gelatina que está traccionando la retina, relajarla y realizar una soldadura alrededor del desgarro. Por último, se introduce en el globo ocular un elemento para mantener fija la retina en su sitio, que puede ser gas o aceite de silicona. En la mayoría de los casos, la cirugía permite recuperar visión e incluso restablecer la que se tenía antes del desprendimiento.

Lo fundamental es realizar una cirugía precoz y precisa para evitar una mayor pérdida de visión.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita